Seleccionar página

¿Cuándo fue la última vez que se preguntó: “qué quiero ser”?

La clave

Hace poco leí una frase suelta, muy sencilla.

Recuerdo la conmoción que me causó:

¿Cuándo fue la última vez que se preguntó “qué quiero ser?

La autora: Sara Ann Friedman. El libro: Work matters: women talk about their jobs and their lives.

Estoy seguro de que ha oído el viejo chiste:

¿Por qué preguntan los padres a sus hijos ¿qué quieren ser de mayores?

¡Porque buscan ideas!

¿Qué quiere ser usted?

La mayoría diría que a mí la vida me ha ido bastante bien. Ciertamente, he conseguido más “éxito” (en su definición pública, sea la que sea) del que nunca me habría atrevido a soñar.

Aun así, esa frase me dejó pensativo: ¿QUÉ QUIERO SER?

“Marca Usted” es una idea pragmática, comercial. Tiene que ver con la forma de sobrevivir en el momento en el que el trabajador de oficina se ve con el agua al cuello.

Pero también tiene que ver con la oportunidad. Y con la liberación. Y con la definición. (La definición de uno mismo).

O sea: ¿qué quiero ser yo?

¿Qué quiero defender yo?

¿Importa mi trabajo?

¿Estoy dejando huella?

Me atrevería a decir que ninguno de nosotros nos planteamos estas preguntas lo suficiente.

Ni Bill Clinton. Ni Al Gore. Ni George W. Bush. Ni Dan Quayle. (Aunque puede que Oprah, Martha Stewart y el Dalai Lama sí.)

¿Qué quiero ser?

Mi/nuestro mensaje:

¡No tenga reparos en hacerse “esa pregunta”! ¡Periódicamente! (¿Vale?)

personalbPalabras

El secreto de la vida está en tener una tarea…, algo en lo que poner toda el alma… Y lo más importante es que debe ser algo que sea imposible de hacer.

Henry Moorre, escultor

El trabajo es mi obsesión, pero también es mi devoción… La concentración absoluta es el paraíso del trabajo.

Donald Hall, poeta y ensayista, Life Work

(La idea de marcharme) se debía a la absoluta rutina que regía todo. (Entonces mi jefe) me encargó un proyecto en el que yo era el único empleado. Podía decir que era el rey, el emperador, o lo que se me antojase.

Contraté a un técnico. Y a partir de ahí, desarrollamos una unidad de plásticos (que factura miles de millones de dólares).

Jack Welch, director de General Electric, a propósito de su intención de irse después de su primer año en la empresa (Fortune, enero de 1999).

Su jardín es trabajo, porque es una devoción emprendida con pasión y convicción, porque la absorbe; porque es una tarea a una búsqueda incesante que no puede ser satisfecha.

Donald Hall, Life Work hablando de su difunta esposa, la poetisa Jane Kenyon.

Creo que ayuda a pensar.

A. E. Housman, clasicista de Oxford, según Tom Stoppard en The Invention of Love.

Cosas Que Hacer / ¿Qué quiero ser yo?

  1. Vaya a comer con un par de buenos amigos. O mejor aún, a cenar. Tema de conversación: ¿Qué quiero ser? (Ya sé que esto es psicología clínica avanzada. Pero usted tiene que empezar… de alguna manera… por algún sitio.) Idea: convierta los comentarios sardónicos sobre los asesores de Andersen Consulting que están tratando de eliminar nuestros puestos de trabajo en una charla sobre la gran oportunidad de eliminar todas las tonterías que tenemos que hacer en el trabajo… si actuamos con sensatez.
  2. ¿Cómo sería un “Trabajo Genial”? En solitario… o mejor aún, con la ayuda de un par de amigos, prepare una lista de 25 frases (¡ni una menos!) que definan para usted / para ustedes… un Trabajo que Importa. ¿Puedes aplicar, de una u otra forma, cinco de esas frases a su proyecto actual? ¿En la próxima semana?
  3. Haga eslóganes. (No le dé vergüenza: los entrenadores de fútbol y de baloncesto los hacen a todas horas.) Póngalos en carteles: ¡El trabajo deja huella! Soy el amo de mi propio universo. ¡Somos importantes! ¡No moleste: estamos haciendo cosas geniales! (o algo por el estilo.)
  4. Piense en los jugadores de fútbol, peluqueros, carpinteros, cocineros y estrellas de cine a los que admira. ¿Cómo podría parecerse más su trabajo al de ellos? Sea muy concreto. Hable de esto con esos Viejos Amigos de los que vengo hablándole. Cree un grupo de apoyo. De lo que sea.

¡HAGA ALGO! PONGA MANOS A LA OBRA.

Fuente: “50 claves para hacer de usted una marca”, de Tom Peters

Por tu éxito

Juan Luis Serrano

Guardar