Seleccionar página

La banca será digital… o no será

No es casualidad que su banco se presente ante usted como el más digital, tecnológico e innovador. No se extrañe si en vez de un crédito o un depósito le sugieren que se descargue la última aplicación para consultar sus cuentas, hacer transferencias o incluso contratar productos.

No se sorprenda si escucha a algún alto ejecutivo de una entidad financiera hablar de software en vez de calidad crediticia. De Big Data en lugar de margen de intereses.

El inicio de transformación digital de la economía cogió al sector financiero con el pie cambiado, en medio de una profunda crisis de solvencia que obligó a dedicar todos los esfuerzos a una mera cuestión de supervivencia.

Ganar capital se antojaba imprescindible para competir en la nueva era post crisis en la que el negocio bancario tiene algo de viejo -al fin y al cabo el crédito sigue siendo el gran generador de ingresos- y mucho de nuevo.

El campo de batalla ha cambiado…

La banca será digital

El campo de batalla donde se disputan los clientes ya no son las sucursales, sino el mundo virtual.

Las grandes empresas tecnológicas como Google, Apple, Amazon o Facebook comienzan a ofrecer servicios financieros, principalmente relacionados con los medios de pago, que conducen a un inevitable proceso de desintermediación financiera en el que las entidades ya no tienen la exclusividad del negocio.

Para el consejero delegado de Sabadell, Jaime Guardiola, las grandes compañías digitales se han convertido en “un competidor singular” que “han conseguido entrar en el mercado haciendo la experiencias de los clientes mejores y más confortables”. “Esto nos estimula para ser mejores”, añade.

Los bancos solían tener sus propios puntos de contacto con los clientes (…) pero la generalización de los dispositivos móviles ha cambiado radicalmente la ecuación: no son los dueños de estos dispositivos, no desarrollan el software y, generalmente, no tienen las infraestructuras que les unen con los usuarios digitales,

 

advierte Chris de Noos, director general del Congreso Internacional sobre el futuro de los medios de pago.

La amenaza de nuevos competidores

Las entidades tradicionales son conscientes de la amenaza que representa la entrada de estos nuevos competidores y, al mismo tiempo, de la oportunidad que ofrece el negocio digital. Francisco Uría, socio responsable del sector financiero de KPMG, recuerda que la conversión tecnológica de la banca responde también “a la necesidad de ganar eficiencia” para poder competir en un entorno con tipos de interés bajos y menores márgenes.

La banca será digital

Así que casi todas las entidades han comenzado a enfocar su estrategia de futuro hacia el mundo digital.

Las estadísticas invitan a pensar que quién no esté presente en este nuevo negocio no tendrá demasiadas garantías de supervivencia.

La penetración de internet en los hogares españoles ha crecido un 15% en dos años, España es el primer país de la UE en número de smartphones y los usuarios de banca que ya operan a través de la red se han multiplicado por cuatro en apenas dos años.

El poder de la información

La revolución digital no sólo es sinónimo de una nueva forma de prestar servicios financieros a los clientes.

También implica el manejo de grandes fuentes de información para conocer mejor a los clientes y orientar los productos a sus necesidades.

Los datos son conocimiento y el conocimiento es poder. Tenemos que saber a quién nos dirigimos y cómo hacerlo,

cuenta en su despacho un directivo de una entidad cotizada mientras muestra la página web de su banco en el iPad. “¿Sabías que el color de la página o la forma en que dispones la información tiene una incidencia directa en el número de productos contratados? Todo eso lo podemos medir ahora“, dice con asombro.

La banca es un sector que cuenta con muchísimos datos de su clientes pero rara vez los han explotado. Quien sepa sacarle partido podrá conseguir una gran ventaja sobre sus competidores,

 

dice Alberto Navarro, de Self Bank. BBVA, por ejemplo, está desarrollando una plataforma denominada Commerce 360 que, a partir de los datos anónimos de pago con tarjetas, ayudará a los comercios a diseñar su estrategia y conocer las conductas de consumo de sus clientes.


Fuente: <<El Mundo>>

Si es evidente que la banca será digital… o desaparecerá,

¿a tu negocio le podría ocurrir lo mismo?

Por tu éxito

Juan Luis Serrano

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar