Seleccionar página

Aprender a escuchar la voz correcta

¿Por qué estamos tan frecuentemente inclinados a hacer las cosas que son menos importantes, y somos tan reacios a hacer las cosas esenciales que nuestro éxito y felicidad demandan?

¿Qué es esa voz que nos dice al oído: “Déjelo así. Por qué preocuparse de todo este asunto de las disciplinas?”.

Es la voz de la negatividad. Una voz que se ha vuelto más fuerte a través de los años, como resultado de estar rodeada de malas influencias, pensamientos equivocados, desarrollo de la filosofía equivocada y errores en la toma de decisiones.

Disciplinas

Parte de la solución para acallar la voz de la negatividad es aprender a escuchar la tímida voz del éxito, que reside dentro de cada uno de nosotros. La voz del éxito está constantemente luchando para ser oída por encima de los gritos de la voz del fracaso.

Nuestra libertad nos permite elegir qué voz queremos oír.

Cada vez que sucumbimos ante la voz del lado oscuro de la vida, y somos persuadidos de repetir errores, en lugar de manejar nuevas disciplinas, la voz de la negatividad se hace más fuerte.

Al contrario, cada vez que escuchamos la inoportuna voz del éxito, y nos convencemos de apagar la televisión y tomar un libro, de abrir nuestro diario y escribir nuestros pensamientos, o de estar un momento tranquilo, ponderando hacia dónde nos están llevando nuestras acciones, la voz del éxito responde a estas nuevas disciplinas, desarrollando y fortaleciendo su volumen cada día que pasa.

Nuevas disciplinas

Por cada nueva disciplina, otro paso adelante. Nunca podemos erradicar totalmente la voz del fracaso dentro de nosotros. Siermpre estará allí, urgiéndonos a pensar, sentir y actuar en forma contraria a nuestros mejores intereses.

Pero, podemos silenciar, efectivamente, esta destructiva influencia mediante el desarrollo de una sólida filosofía, y una actitud positiva sobre nuestra vida y nuestro futuro.

La creación de una nueva filosofía es fácil de lograr. Tomar nuevas y mejores decisiones es fácil. Desarrollar una nueva actitud es fácil de hacer. Todas las cosas que merecen la pena, que nos darán recompensas, y que hemos cubierto en este capítulo, son fáciles de hacer.

Pero, el mayor desafío, el que nos puede dejar con céntimos en lugar de una fortuna, y baratijas en lugar de tesoros, es también lo fácil que es no hacerlas.

Debemos mantener un ojo avizor sobre las diferencias sutiles entre el éxito y el fracaso; y estar muy conscientes de los aspectos internos que nos hacen repetir costosos errores, en lugar de desarrollar nuevas disciplinas.

Cada uno de nosotros debe tomar sus propias decisiones conscientes, para alcanzar una buena vida a través del refinamiento de nuestros pensamientos, y del examen cuidadoso de las potenciales consecuencias de nuestros errores acumulados.

Disciplinas

No debemos permitirnos pensar que los errores no importan. Si importan, porque no nos permiten entender que la falta de disciplina en una pequeña área de nuestras vidas, si puede marcar la diferencia.

Lo hará, y no debemos permitirnos creer que podemos obtener todo lo que queremos tener y ser, si no hacemos los cambios necesarios sobre la forma en que pensamos de la vida.

Debemos hacerlo

El viaje hacia una buena vida, comienza con un serio compromiso de cambiar cada aspecto de nuestra actual filosofía, que tiene la capacidad de interponerse entre nosotros y nuestros sueños.

Las piezas restantes de nuestro rompecabezas de la vida, pueden quedar sin valor si no hemos hecho, primero, el firme propósito de hacer algo con esta pieza del rompecabezas.

Todo está a nuestro alcance: si leemos libros, escribimos nuestro diario, practicamos la disciplina y emprendemos una vigorosa batalla contra la negligencia.

Estas son algunas de las actividades fundamentales que nos llevan, no sólo a desarrollar una nueva filosofía de vida, sino a una nueva vida llena de felicidad y logros.

Cada actividad nueva y positiva debilita la posibilidad de fallar y nos acerca al destino que escogemos. Cada nuevo paso disciplinado hacia el éxito, fortalece nuestra postura filosófica y aumenta nuestras oportunidades de adquirir una vida bien balanceada.

Pero, el primer paso para desarrollar una sana filosofía personal, reside en volvernos expertos en nuestro barco y en capitanes de nuestra alma.

Fuente: “Las cinco piezas más importantes del rompecabezas de la vida”, de Jim Rohn

Por tu éxito

Juan Luis Serrano

Suscríbete a nuestra Newsletter

Únete a nuestra lista de correo para recibir las últimas noticias y actualizaciones de nuestro equipo.

Además hoy te regalaré por suscribirte el libro en pdf: "Piense y hágase rico" de Napoleon Hill.

Ya casi has terminado! - Revisa tu bandeja de entrada o carpeta de "correo no deseado", te he enviado un email para que autorices tu suscripción - Gracias!

Abrir chat
1
¿Puedo ayudarte?
Hola, soy Juan Luis, ¿puedo ayudarte?