Seleccionar página

La actitud es determinante

El proceso de cambio en el ser humano empieza dentro de nosotros. Todos tenemos enorme potencial.

Todos deseamos buenos resultados de nuestros esfuerzos, la mayoría estamos dispuestos a trabajar duro y a pagar el precio que el éxito y la felicidad demandan.

Cada uno de nosotros tiene la habilidad de poner su singular potencial humano en acción, para obtener el resultado deseado.

Pero, lo que determina el nivel de nuestro potencial, produce la intensidad de nuestra actividad y predice la calidad del resultado, es nuestra actitud.

La actitud determina qué tanto del futuro podemos ver.

Actitud

Decide el tamaño de nuestros sueños y las influencias que determinan cómo enfrentaremos los nuevos desafios.

Ninguna otra persona en la Tierra tiene dominio sobre nuestra actitud.

La gente puede influir sobre nuestra actitud, enseñándonos hábitos deficientes de pensamiento, o malinformándonos sin intención, o proveyéndonos con fuentes negativas de influencia, pero nadie puede controlar nuestra actitud, a menos que voluntariamente lo permitamos.

Tú eres quien decide…

Nadie “nos pone de mal genio”. Nosotros mismos nos molestamos cuando entregamos el control de nuestra actitud.

Lo que alguien más haya hecho es irrelevante. Nosotros elegimos, no ellos.

Ellos, sencillamente, ponen nuestra actitud a prueba. Si seleccionamos una actitud volátil volviéndonos hostiles, furiosos, celosos o desconfiados, entonces, nosotros mismos habremos fallado la prueba.

Si nos condenamos creyendo que no tenemos valor, nuevamente nosotros habremos fallado la prueba.

Si nos queremos a nosotros mismos, debemos aceptar la responsabilidad total de nuestros sentimientos.

Debemos aprender a estar en guardia contra los sentimientos que tienen la capacidad de llevar nuestra actitud por el mal camino, y fortalecer los sentimientos que nos llevan a la confianza y a un futuro mejor.

Si queremos recibir las recompensas que el futuro tiene guardadas para nosotros, debemos tomar la elección más importante que un miembro de la raza humana puede tomar que es: mantener un total dominio sobre nuestra actitud.

Protege tu tesoro…

Nuestra actitud es un activo, un tesoro de gran valor, que debe ser protegido.

Debemos tener cuidado de los vándalos y ladrones en nuestro interior, que pueden herir nuestra actitud positiva o tratar de robártela.

Tener la actitud correcta es uno de los aspectos básicos que requiere el éxito.

La combinación de una filosofía sólida personal y una actitud positiva respecto a nosotros y el mundo que nos rodea, nos da esa fuerza interna y la firme resolución que influye en todas las áreas de nuestra existencia.

Fuente: “Las cinco piezas más importantes del rompecabezas de la vida”, de Jim Rohn

Por tu éxito

Juan Luis Serrano

Suscríbete a nuestra Newsletter

Únete a nuestra lista de correo para recibir las últimas noticias y actualizaciones de nuestro equipo.

Además hoy te regalaré por suscribirte el libro en pdf: "Piense y hágase rico" de Napoleon Hill.

Ya casi has terminado! - Revisa tu bandeja de entrada o carpeta de "correo no deseado", te he enviado un email para que autorices tu suscripción - Gracias!

Abrir chat
1
¿Puedo ayudarte?
Hola, soy Juan Luis, ¿puedo ayudarte?